Centro Medico y Naturista – El Manantial

Informacion Util

Centro Medico y Naturista – El Manantial

Con el Frio – Aumentamos de PESO ???

Solemos caer en la trampa de que, como hace frío, necesitamos consumir más calorías para afrontar la desventura de un clima tan hostil. Pero,  debemos tener en cuenta que no estamos en Siberia y, aunque estemos en zonas donde la sensación térmica marque 0º o menos, generalmente nos encontramos la mayor parte del tiempo en ambientes calefaccionados, por lo cual el trabajo de nuestro metabolismo no se modifica demasiado del realizado en plena temporada estival.
Preferir platos calóricos constituye más una sensación que una necesidad sustentada, ¿o acaso salimos a correr durante una hora frente al viento helado o caminamos bajo una tormenta de nieve? Sólo este tipo de actividades al aire libre, en días de mucho frío aumentaría nuestras necesidades calóricas, así que dejemos las excusas de lado. La realidad es que no necesitamos más de las 1.200 o 1.400 calorías, cantidad óptima para reducir de peso en forma saludable.
LAS CLAVES. Lo más importante es que el plan debe tener valores nutricionales que aseguren la disminución de la ingesta calórica cubriendo a la vez los nutrientes necesarios. – REPETIMOS : la disminución de la ingesta calórica cubriendo a la vez los nutrientes necesarios.
El que te ofrecemos hoy es de 1.300 calorías con 52% de glúcidos (170 g), 20% de proteínas (70 g) y 28% de grasas (38 g). Tené presente
que con trabajo estándar y media hora de actividad diaria (la que hagas, sumando todo lo que camines y te muevas), seguramente tu gasto
calórico estará alrededor de las 1.800 – 1.900 calorías, por lo que al ingerir sólo 1.300 vas a poder bajar aproximadamente 1 kilo por semana. Todo depende del gasto calórico que sumes.
¿Qué debés tener en cuenta?
*Los glúcidos deben estar siempre acompañados de fibras; seguramente consumirás menos vegetales crudos (porque son fríos) y habrá mayor participación de algunos granos enteros y legumbres y en especial vegetales calientes, pero con cocciones reducidas y lo más enteros posibles. *Las proteínas se elegirán de alto valor biológico, pero con mínimas grasas.
*Las grasas serán controladas porque siempre son muy calóricas,
por lo que se elegirán siempre saludables.
*El modo de condimentar es importante: si tolerás la pimienta, los ajíes picantes, la cebolla y el ajo te permitirán utilizar menos sodio y obtener sabores reconfortantes. No descuidar el mínimo de 4 comidas y sumar alguna colación que se ajuste a tus horarios, sobre todo si desayunas muy temprano (a media mañana), o si cenás tarde (al atardecer).
*Las comidas deben tener volumen potenciado por la temperatura caliente, para que se estimule la secreción gástrica y el volumen intraestómago sea importante.
Hay que tener presente que se debe disminuir la presencia de grasas porque su acción saciógena siempre es tardía, sucede después de ingerida, cuando ya las calorías están disponibles para ser gastadas o atesoradas. Por eso, identificar los alimentos que nos dan grasas visibles o encubiertas es fundamental. Todo esto  – Siempre bajo la supervision de su Profesional de confianza –
LOS ALIMENTOS. Teniendo en cuenta las claves que acabamos de nombrar, acá te pasamos un listado de alimentos que cubrirán cada uno de tus días en este plan de dieta. *Lácteos *Carnes: 1 porción generosa de 200 g, muy magra (esta cantidad puede estar repartida en las dos comidas fuertes del día).
. *Frutas de estación: 2 unidades medianas. *Almidones: 2 porciones día (2 unidades chicas o 1 ½ taza de té)
*Panificados: siempre hay que optar por los integrales y bajos en grasa. Se pueden consumir 2 porciones, para el desayuno y la merienda.
Aceite de oliva o girasol alto oleico: 2 cucharadas tamaño postre. *Caldos de verduras sin grasa, infusiones, agua, soda: a voluntad.
Centro Médico y Naturista – Manantial de Salud © 2008 - 2017 www.manantialdesalud.com.ar