Centro Medico y Naturista – El Manantial

Informacion Util

Centro Medico y Naturista – El Manantial

Sexo para bajar de peso …. ¿mito o verdad?

Siempre ha existido este mito, la práctica de sexo como ejercicio que nos hará bajar de peso.

¿Qué hay de verdad en todo esto, funciona la dieta del cucurucho?

la respuesta como siempre es condicional. Si un encuentro sexual es prolongado, muy activo y se adoptan posturas digamos “complicadas” podemos estar hablando de un verdadero ejercicio de intensidad media-alta. Si la frecuencia semanal de esta actividad es alta con más razón.

La realidad no es tan optimista, donde se establece que una relación sexual se da con una frecuencia de 1-3 veces por semana y dura de media 20-30 minutos (preliminares incluidos). Y la actividad no suele ser muy frenética que digamos: postura del misionero y poco más. Se puede llegar a sudar, por supuesto, pero eso no indica que estemos perdiendo grasa, más bien que en la habitación hace un poco de calor (es lo que tiene este tipo de práctica)

Por tanto podemos concluir en que el sexo no será muy efectivo a la hora de perder peso, salvo honrosas excepciones. Eso sí, mejor que quedarse en el sofá viendo la tele será, ya que aunque se quemen pocas calorías se está haciendo actividad física y la serotonina que se desprende nos hará sentir mejor y animarnos a estar más activos. Sin duda, el sexo es saludable.

Actividad sexual y su influencia en las hormonas

    1. Orgasmo

El orgasmo ha sido definido como una descarga de la tensión, en el que una liberación central de los opioides, cannabinoides, serotonina, dopamina y noradrenalina (entre otros neurotransmisores) producen una sensación de euforia generalizada y de placer

  • La frecuencia cardíaca, la presión arterial y la ventilación alcanzan intensidades de pico.
  • El control muscular se convierte en su mayor parte en involuntario y espasmódico.

Una hormona muy conocida y especialmente relacionada con el deporte y el sexo es el cortisol (“hormona del estrés”). Durante las actividades sexuales, esta hormona aumenta sus niveles en sangre para permitir la excitación y la activación del Sistema Nervioso Central.

  1. Post-orgasmo: período refractario

El fin principal de esta fase es el retorno a los niveles basales de todas esas hormonas que nos producen felicidad y excitación. Para ello, se liberan a la sangre cantidades significativas de oxitocina (principalmente en mujeres) y prolactina (principalmente en hombres).

Estas dos hormonas, cada una a su nivel, producen efectos que incluyen una disminución en los niveles de la libido, cambios de humor, dolor de cabeza, sueño… y lo más importante para el tema que nos atañe, la disminución de los niveles de testosterona

reloj

¿Sexo = Yoga?

Resulta curioso, ¿verdad?. Pues uno de los estudios más completos que hay referente a este tema consistió en comparar estas actividades. Para ello, se realizaron algunos “tests de rendimiento” en tres momentos:

  1. Normalidad basal.
  2. Por la mañana, tras 8 horas de sueño y después de una sesión de yoga de 15 min la noche anterior.
  3. Por la mañana, tras 8 horas de sueño y después de practicar sexo la noche anterior.
Los tests de rendimiento incluyeron carrera de sprint, dominadas, flexibilidad, tiempo de reacción, fuerza de agarre y salto vertical

Los resultados sólo fueron significativos en:

  • El número de dominadas realizadas (aumentó en el grupo que tuvo sexo, con respecto a los niveles normales).
  • La longitud alcanzada en los estiramientos (aumentó en el grupo que realizó la sesión de yoga la noche anterior)

 

La variedad es lo mejor. Combinar ejercicio por un lado y sexo por otro son sin duda el mejor complemento.

Una cosa antes que la otra eso ya lo dejamos a vuestra elección.

Centro Médico y Naturista – Manantial de Salud © 2008 - 2017 www.manantialdesalud.com.ar